¿Te gusta ese blog? ¡Demuéstralo!

[ad#n3ricostado]

Así como se ha dicho que la paga del artista es el aplauso, así también ocurre con el blogger.
quieren compartir con otros su pasión por algún tema. Por eso, necesitan saber que esos otros están ahí. Y existen muchas maneras de demostrar que te gusta un blog.

Para empezar, deja un comentario. Aunque sea para decir “me gustó lo que escribiste” o “gracias, me es muy útil la información”. Los comentarios son los aplausos de la blogosfera. El que escribe un blog, es un artista que realiza su arte de espaldas al público. No nos ve. Puede averiguar cuántos vinieron a la función, pero no los oye reír, no sabe si se quedan hasta el final o se van antes, no sabe si se aburren o si logró captar su atención. Si quieres demostrarle a un blogger que te gustó lo que escribió, no hay mejor forma que decírselo. En serio, nos interesa tu opión. Y si prefieres no hacerlo públicamente, puedes también usar el formulario de contacto o mandarle un mail.

Colabora y agradece. Una persona bien educada, si encuentra la solución a su problema gracias a la ayuda desinteresada de otro… se lo agradece. No te vayas, no cierres esa ventana sin dejar un agradecimiento al menos. Y si puedes agregar información, contenido, contar tu experiencia, ampliar con un ejemplo, explicar algo o enriquecer un post de alguna forma, hazlo.  Los comentarios que aportan contenido, son los que el blogger más aprecia. Por cierto, si ves algún error ortográfico y quieres corregirlo, recuerda hacerlo de una manera correcta.

Síguelo. Si te gustó un artículo, o un par de ellos, es muy probable que te guste el resto del blog. Puedes enterarte más sobre él leyendo otras secciones, como el “acerca de”. También puedes leer sus post viejos y comentarlos, o seguir los nuevos que salgan. Para eso, la mayoría de los blogs tienen el ícono de RSS o algún formulario donde poder recibir por email sus actualizaciones. Además, existen otros medios, donde seguir a un blogger, como twitter, flickr o incluso facebook.

Compártelo. Existen muchas formas de compartir lo que leemos en internet. Desde reenviar un mail con el texto del blog (o un enlace a él) hasta publicarlo en twitter, facebook u otras redes sociales, como menéame o taringa. Si eres usuario de alguna de ellas, puedes demostrar cuánto te gustó, enviando el artículo. Para ello, la mayoría de los blogs tienen una barra con pequeños iconitos debajo de cada post, para facilitarte el envío. Puedes usarlo cuando lo veas.

Cítalo. Si tienes un blog tú también, o si quieres en tu facebook, puedes copiar su post, expandirlo, comentarlo, criticarlo, alabarlo, responderlo, etc. Pero una aclaración: no se te ocurra robarle el crédito al autor, si copias sus textos en algún foro o red social, siempre aclara de dónde lo sacaste y quién lo escribió. Es lo que se conoce como “enlazar a la fuente” (dejar un link al principio o al final de tu copia, que apunte al blog original).

Recompénsalo económicamente. Es un tema conflictivo este, pero hay que tratarlo. La inmensa mayoría de los bloggers, no cobra por escribir en sus blogs. Pero esto no implica que lo que escriben no sea de muy buena calidad o útil. Piensa, últimamente cuando buscaste información en google, ¿dónde te llevó? ¿a una página profesional, de una empresa, a un diario online… o a un blog? En internet, muchísima información es gratis y disponible para todos gracias a la colaboración desinteresada de millones de personas. Pero también, gracias a la publicidad. La publicidad provoca rechazo, ya lo sé. En la tele cambiamos de canal, y en la web usamos adblock. Hay bloggers que ponen publicidad en sus sitios, generalmente es de tipo “no intrusiva”, como el servicio de google adsense; pequeños recuadros con publicidad contextual. Otros, ponen pequeños banners de promoción de otras páginas o de servicios web. Incluso algunos, venden cosas que hicieron, como libros que escribieron, themes personalizados, asesoría técnica, etc.Y finalmente, otros aceptan donaciones voluntarias por medios como paypal. La mayoría no pretende hacerse ricos con esto, pero sí les sirve para pagar pequeños gastos como el costo del hosting y del dominio. Por eso, si realmente te sientes agradecido con un blog, puedes pensar en prestarle más atención a la publicidad que contienen. Agregarlos a la lista blanca de adblock, clickar en algún banner o adsense que te resulte interesante, o comprar lo que el sitio venda, incluso hacer una donación, que por muy pequeña que sea, siempre suma. Yo personalmente, tengo la costumbre de, si un blog me sirvió mucho, hacer click en alguna de sus publicidades, como forma de agradecimiento anónima.

Enlaza. Si tienes tu propio blog o página web, puedes enlazar aquellos blogs que te gustan. Ya sea en tu blogroll, como escribiendo sobre un artículo suyo, y poniendo el link hacia él o haciendo una reseña. ¿Eres blogger y te gustó un blog? ¿Por qué no le dedicas un post? La bloggosfera es una gran comunidad, y esta es una excelente forma de demostrar que eres parte de ella.

Estas son las principales maneras de demostrar que un blog te gusta. Puedes dejarme un comentario si se te ocurre alguna forma más, o diciendo cuál es tu favorita y por qué.

Por cierto, este texto está inspirado en parte en uno de Acceso-Directo (blog que por cierto, me gusta mucho) que recordé mientras escribía esto.

[ad#n3ricuadrogrande]

este artículo es libre. lo que significa que puedes copiarlo, modificarlo, usarlo. pero debes citar la fuente y mantener estas mismas libertades y mantener esta nota aclaratoria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *