10 motivos por los que abandonaste tu Blog

El otro día instalé un plugin de wordpress que me muestra los enlaces rotos de mi blog. Y me sorprendió. Cientos, sino miles de enlaces salientes estaban rotos. Cuando me puse a mirar con detenimiento, me di cuenta que la mayoría eran links a blogs que la gente que comentaba ponía en el formulario de comentarios. Gran parte eran blogs personales y chicos, es de esperarse que no duren. Pero también había muy buenos blogs que yo solía leer y que ni me había enterado de que desaparecieron. Viendo eso, me fui a mi Google Reader a hacer limpieza y también ahí encontré varios blogs que ya no existían. Y si le agregamos los blogs que actualizan una o dos veces al mes (como el mío), la situación es peor.

Entonces me puse a pensar sobre cuáles serán los motivos para que la gente abandone sus blogs, y estas son algunas de las razones que se me ocurrieron:

1. Nadie me comenta. Es la principal queja que suelo escuchar entre bloggers. Los comentarios parecen ser el alimento de los que bloggean por hobbie, así como la cantidad de visitas parece ser el motivo de los que bloggean por profesión y por dinero. Los comentarios desaparecieron, por muchos motivos, principalmente porque se mudaron a las redes sociales, porque se acabó la costumbre de los bloggers que comentaban en otros blogs. Entonces te da la sensación de que estás hablando con una pared, que sos un profeta en el desierto y que tus palabras caen en saco roto. Imaginen un pintor al que nadie le toma las pinturas ni regaladas… ¡te dan ganas de cortarte una oreja!

2. Nadie me visita. Junto al punto anterior, este es a mi entender el principal motivo para que la gente abandone un blog chico. Es más, podría agruparlos en «mi blog es chico, y se quedó chico, no lo pude hacer crecer». Si tenías un blog con miles de visitas, este tipo de problemas no los sufrís, ya estás un paso más allá, y los motivos para abandonar un blog relativamente popular son otros. Obviamente cada uno tendrá su propia definición de «nadie», porque para algunos significará realmente CERO visitas totales, pero para otros significará una cierta cantidad mínima de visitas diarias o mensuales para estar contentos. Creo que la gente hace la división en 1000 visitas diarias, cuando tenés más que eso, ya no sos «un blog chico». Pero cada cual maneja sus propias escalas. Alguno estará conforme con 100, otros pensarán que para tener menos de 10.000 no es negocio. Mantener un blog «chico», de pocas visitas, es realmente de vocación.

3. No gano dinero. Reconózcanlo, muchos de los que se pusieron un blog allá por 2005-2007 imaginaban que iban a ganar dinero con él. Todos querían ser Eduardo Arcos y dejar sus laburos y dedicarse al blogging. Y veían que varios lo lograban, y eso los entusiasmó más aún. Pero con el tiempo el «mercado» se saturó. Sólo sobrevivieron los bloggers más constantes. Adsense, cuya fama inicial prometía darle de comer a todos, reemplazó esa fama por la de «nadie puede vivir de adsense». Millones de bloggers tienen u$s34 en sus cuentas y jamás llegarán a cobrar un cheque de u$s100. Yo creo que si fuera cierta la vieja premisa muchas veces escuchada «me alcanza para pagar el hosting y comprarme alguna cosita de vez en cuando» habría muchos más blogs, y menos gente habría abandonado el suyo, pero ni para eso alcanza. Y fuera de Adsense, hay muy pocos ejemplos de gente que le ha encontrado la vuelta, ya sea con publicidad directa, venta de cosas, escribir en blogs de otros, abuso de la publicidad, blogging de nicho, etc.

4. Hay demasiados blogs. Parece contradictorio hablar al mismo tiempo de abandono de blogs y de que hay demasiados blogs. Pero suele ser un motivo real para abandonar. Alguno al ver la muchedumbre, siente que la fiesta perdió la magia y es hora de buscar otros rumbos. Es algo muy humano, la necesidad de sentirse especial, o diferente, viene acompañada del disgusto de sentirse uno más del montón. Ya no es hipster tener un blog. Ya no sos early adopter. Ya no estás en la cresta de la ola. Mucha gente abandona lo que hace por este motivo, «porque ahora todos lo hacen». Y da la casualidad que esa misma gente es la que se creó su blogcito en primer lugar.

5. Hay mejores blogs. Yo tengo la (obvia) teoría de que la gente no puede absorber información en grandes cantidades. Hay un límite. Finito y bastante pequeño por cierto. Lo llamo «la teoría de la lista de 20 cosas». Porque por ejemplo, hay un límite de la cantidad de blogs que la gente puede seguir. Si bien cada uno tiene su propia lista de, por ejemplo, blogs que me gusta leer, en general suelen ser un par de decenas como mucho, y los primeros puestos siempre se repiten. Nadie puede seguir cientos de blogs. Entonces a los demás bloggers les cuesta entrar en esa selecta lista, y ni hablar de ascender posiciones en ella. Ya sea porque llegaste tarde o porque te dormiste en los laureles. Y eso desanima a muchos. Sienten que jamás van a llegar a ser como esos blogs, y en la comparación se rinden.

6. No supe distinguirme. A mi entender, este es el motivo por el cual los bloggers sufren los dos puntos anteriores. Si no te inventás algo, si no te diferenciás, si no buscás un nicho, no le das una vuelta de tuercas, si hacés exactamente lo que hacen los demás… ¿por qué esperás que te vaya mejor que al montón? Sos uno más. Y encima llegando tarde al baile. Si yo ya leo un blog exactamente igual al tuyo, que habla de lo mismo, pero con más trayectoria y cantidad de contenido, ¿por qué te voy a visitar a vos? Si yo ya leí cinco veces la noticia que estás contando, o si yo ya vi la imagen graciosa que estás compartiendo, en 20 blogs antes que el tuyo, ¿por qué te voy a dejar un comentario a vos? La mediocridad blogger se paga carísima.

7. Estoy grande para esas cosas. Mucha gente que empezó con su blog entre 2003 y 2007, estaba en sus 20, pero ahora, a pleno 2012, tienen entre 4 y 7 años más. Eso los pone alrededor de los 30 años. Y eso es un gran cambio que afecta directamente a los «hobbies» que uno tiene. Si tenías un blog para compartir boludeces de internet, a lo mejor ahora eso ya no te interesa tanto. Tenés menos tiempo. Algunos (lo sé porque lo vi personalmente) empezaron a trabajar y abandonaron sus blogs. O se recibieron y abandonaron sus blogs. O se dedicaron a otra cosa. O tuvieron hijos. ¡Qué sé yo! La cuestión es que un cambio en la vida offiline puede implicar un cambio en la vida virtual. No estoy diciendo que no se pueda bloggear a los 30, o a los 50. Pero demográficamente, más de la mitad de los que bloggean están en sus 20. Y si estaban en sus 20 hace 7 años en el boom de los blogs, ahora ya se salieron. El problema es que los que entraron, no repusieron, no iniciaron sus propios blogs, están en otra, entonces no hubo recambio. (además acá estamos hablando de razones para abandonar, no de razones para empezar o para no empezar).

8. Prefiero usar twitter y facebook. Muchos me han comentado que el principal motivo del abandono de los blogs, es que todo se mudó a las redes sociales. Porque es más fácil escribir un tweet que un post. Porque la respuesta instantánea en las redes atrae más al ego del blogger. Porque los canales para compartir noticias se mudaron, porque el RT y el Me Gusta son más rápidos que el comentario de blog. Porque incluso muchos blogs reemplazaron sus sistemas de comentarios por el de facebook. Porque la muchedumbre llama. Porque en el mismo tiempo que te lleva escribir un post, podés escribir decenas, cientos de tweets ingeniosos. Porque es lo que está de moda y hay que adaptarse. Porque si no puedes con ellos, úneteles.

9. No tengo constancia. La constancia es fundamental, tanto en un hobbie como en un emprendimiento comercial independiente. Y los blogs una de esas dos cosas. Si no mantenés la llama encendida, posteando con cierta habitualidad, no sólo que vos perdés el ritmo, sino que el público te abandona. Y esas dos situaciones se retroalimentan. Las visitas empiezan a caer porque los temas viejos sobre los que escribiste ya no interesan, y los temas nuevos que interesan ahora, sobre eso vos no escribiste nada. Los comentarios se pierden porque se pierde el sentido de comunidad que habías generado inicialmente. Y ganás menos dinero que el poco dinero que ganabas al principio, en vez de ganar más como esperabas. Y cada día te cuesta más retomar. Y tu blog empieza a agonizar.

10. No sé sobre qué escribir. La falta de inspiración es una razón que muchos bloggers dan. Incluso a mí me pasa. Por un lado se debe porque hacer algo mucho tiempo agota, nuestros cerebros demandan un cambio. Por otro lado suele ocurrir que comparás tus nuevas ideas, con lo mejor de vos mismo en el pasado; entonces «no se te ocurre nada» que sea tan genial como aquel genial post que escribiste hace un año. O si no te comparás con vos mismo, te comparás con lo que hacen otros bloggers. Y entonces todo lo que se te va ocurriendo, te parece una mierda. A mí me parece más una excusa que un motivo. Si algo no falta en Internet, son las fuentes de inspiración o temas para hablar. Es un tema más de ánimos que de fuentes de información (o procrastinación, depende de qué tipo de blog tengas).

Seguramente si pasan a leer este post algunos bloggers, blogueros o gente que tiene un blog, sabrán darme su opinión sobre por qué la gente abandona sus blogs. Si notan que es algo que está pasando realmente, o si están en desacuerdo conmigo y no lo ven así. Incluso pueden aprovechar este tema para escribir en sus propios blogs contando su propia experiencia si sienten ganas de escribir más que un breve comentario.

Posts relacionados:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Notificarme los nuevos comentarios por correo electrónico. Tambien puedes suscribirte sin comentar.