Gustos musicales

ositoq¿Cómo se forman nuestros gustos musicales?
Pensá en el grupo, cantante o estilo musical que te gusta, ¿por qué te gusta? ¿cómo llegó a gustarte?

Cuando era chico y empezaba a salir y hacer amigos, mis primeros pasos en mi vida social, me enfrenté al siguiente predicamento: Tenía amigos de grupos muy distintos, y por tanto sus gustos eran diferentes también. No sólo en lo que hacían, cómo vestían, dónde se reunían y los temas de los que hablaban eran distintos, sino también, y principalmente, en la música que escuchaban.
Y yo ahí estaba, ¿cuál se suponía que era la música que me gustaba a mí? A diferencia de todos ellos, yo no podía definirme, no podía decantarme por un único género. Mis amigos cumbieros sólo escuchaban cumbia (y más tarde cuarteto y cumbia villera). Mis amigas del barrio cheto escuchaban pop todo el día, fanáticas de [BSB|backstreet boys]. Otro grupito que escuchaba rock nacional. Finalmente yo, cuando estaba solo en casa o con mi novia escuchaba música más tranquila, romántica y melódica.
Generalmente la gente decanta por un grupo de amigos, un estilo de música y una forma de vestirse y actuar. Porque en la adolescencia la música que escuchás es bastante significativa, tal vez en la juventud y madurez no sea así e intervengan otros factores (como el lugar de trabajo)

En aquel entonces, llegué a dos conclusiones: nos gusta lo que reconocemos, encontramos familiar, lo que sentimos «propio»; y la repetición hace al gusto.
Lo sospeché cuando después de tanto escuchar BSB me terminó gustando (al principio, recuerdo muy bien, no me gustaba). Y lo confirmé ahora, que de tanto estar bajo el influjo del reggaeton que escucha mi hermana todo el día, terminó agradándome. Si bien no es de mis estilos favoritos, noto que cuando empieza a sonar un tema de esos que involuntariamente escuché mil veces, se activa algo en mí, lo «reconozco», me es familiar, empatizo mi humor con el del género y «me dejo llevar» por el ritmo. Exactamente lo mismo que me pasa con otros géneros que me gustan más.

Y la industria de la música lo sabe perfectamente. Por eso los nuevos cantantes son «apadrinados» por cantantes ya consagrados. Por eso las bandas imitan lo más posible a los de su género al principio, para luego intentar diferenciarse y hacerse un nombre. Por eso en la radio te van poniendo lo nuevo junto con lo viejo (en vez de hacer, por ejemplo, media hora exclusiva de éxitos y media de nuevos). Te la van metiendo de a poquito, y para cuando te diste cuenta, ya te gusta el nuevo tema o el nuevo grupo. Si hasta juraría que cuando «queman» un tema, es a propósito, para darle espacio a lo que se viene.

Es inevitable, si los dejás, si les das permiso, los distintos géneros musicales generan distintos estados de ánimo. No sólo los acompañan, también los generan. En general, cuando estás bajón, tenés ganas de escuchar música bajón… y así seguís bajón. Y si estás en la cima del mundo, con toda la energía y unas ganas de joda terribles, escuchás música acorde. Pero por ejemplo, ¿nunca te pasó estar en una fiesta, con todo el entusiasmo del mundo, y que el boludo que está a cargo de la música «pincha» el ambiente y de repente eso hace que todos se aburran, se calmen y se quieran ir a sus casas? Lo peor que podés hacer cuando estás depre, es escuchar música depre (y es lo que siempre hacemos). La próxima vez que estés deprimido, intentá poner música muy alegre y movida, al principio te vas a sentir «incómodo», pero a la larga, te va a curar la depre. Si tu novia te dejó, escuchá heavy metal.

Y yo me pregunto: ¿Es tan simple como esto? ¿Nuestra personalidad decide nuestros gustos musicales como creemos, o son estos los que nos marcan el comportamiento?
¿Te juntás con tus amigos cumbieros porque a todos les gusta la cumbia… o les gusta la cumbia porque es lo único que escuchan cuando se juntan y porque sólo se juntan con otros a los que les gusta la cumbia?
¿Escuchamos siempre esa misma radio FM porque pasan la música que nos gusta y que va con nuestra idiosincrasia o la radio que escuchamos define, genera, crea, moldea nuestro gusto musical?
¿Si por un período de unos meses o años escucho música de un determinado género, distinto a lo que venía escuchando, modificará mi personalidad de alguna forma? o simplemente seré el mismo de siempre pero que escucha otra cosa. Yo soy solitario y romántico porque escucho lentos todo el día, y vos sos alegre y extrovertida porque escuchás latinos y tecno o de tanto ir al boliche a bailar desarrollaste esa personalidad?
¿Se puede tener gustos musicales muy distintos a lo que se esperaría de uno según mi lugar de residencia, amistades, personalidad y lo que escuchan los que están a mi alrededor?
¿Los amigos definen lo que escuchamos o lo que escuchamos definen los amigos que buscamos y encontramos?
¿Qué tan difícil es entablar una amistad con alguien que tiene gustos musicales marcadamente contrarios a los nuestros? ¿Puede alguien así ser parecido a vos en algo como para interesarle tu amistad? ¿Cumbieros amigos de emos? ¿Rolingas amigos de amantes de la música clásica? ¿Adictos a la salsa saliendo a bailar a un boliche tecno? ¿Rastafari escuchando bandana con su amigo metalero?
¿Qué tanto de tu personalidad se lo debés a la música que escuchaste cuando eras adolescente?

Sí, ya sé… otro de esos temas que sólo a mí me preocupan. O tal vez estoy diciendo una obviedad. ¡Qué le vamos a hacer!

[ad#n3ricuadrogrande]

este artículo es libre. lo que significa que puedes copiarlo, modificarlo, usarlo. pero debes citar la fuente y mantener estas mismas libertades y mantener esta nota aclaratoria.

Posts relacionados:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Notificarme los nuevos comentarios por correo electrónico. Tambien puedes suscribirte sin comentar.