Tipos de bloggers

Yo diferencio dos tipos de bloggers, según dos tendencias muy marcadas que siempre noté:
1. El que crea contenido.
2. El que transmite contenido.

El primero (entre los que creo que me encuentro) es aquel que usa su blog como medio expresivo. Generalmente sus textos son totalmente originales, de su puño y letra. Puede alguna vez inspirarse en algo que leyó, pero es sólo un puntapié inicial que libera su imaginación. Generalmente escribe con muy poca frecuencia, sus textos tienden a ser largos, reflexivos, a veces irónicos, a veces hilarantes. Tiene alma de escritor.

El segundo (la gran mayoría de los bloggers) es el que lee algo interesante (en inglés, en su lector de feeds, en su diario online favorito, etc) y siente necesidad de compartirlo con sus pares. Alguno sólo acompaña cada links compartido con un breve comentario, traducción o explicación, otro opina sobre lo que encontró, lo describe en detalle y hasta a veces crea algo propio a partir de lo que está enlazando. Tiene vocación de periodista.

A los primeros es buena idea seguirlos si te sentís identificado con lo que escriben, en cuyo caso está garantizado, cada tanto, un rato ameno, divertido e inspirador. A los segundos, los seguirás o no, siempre en función de qué tan hábiles sean para transmitirte lo que necesitás que te transmitan. Si lo transmiten primero, si lo hacen breve, evitando hacerte perder tiempo que otros desperdician, o si describen y opinan en el nivel que justo que te gusta (porque alguno preferirá una descripción breve y decidir si les interesa seguir averiguando o pasar del tema y otros querrán todo servido y masticado)

A los segundos es a quienes, en general, consultamos primero, cuando buscamos información rápida y filtrada de lo que está pasando en el mundo de cosas que nos interesan. Son tan parte de nuestra rutina diaria como lo son el almuerzo o el café. A los del primer tipo los solemos dejar para el final, demandan más atención de nuestra parte y además, nos dejan pensando, hay que meditarlos, o nos alegran el día, liberan nuestras carcajadas más profundas y sinceras, son el postre, son lo que dejamos para el final, la parte más jugosa, la que nos deja mejor sabor de boca.

Haciendo lo segundo hay muchos, y muchos son malos o mediocres, pero están, siempre tendrán su público y su lugar. Porque no importa tanto el blogger en sí, sino lo que transmite. Si sos malo haciendo lo primero, nadie te leerá, estarás condenado. Por eso cuesta más, por eso los hay en menor cantidad. Porque lo que importa en esos blogs es el autor y nada más. Si no gusta, no gusta y no hay remedio.

De más está aclarar, que siempre habrá quien esté en el medio, porque la vida está llena de grises. También es cierto que cada tipo defenderá con los dientes su propia definición «de lo que es bloggear».

Bueno, tenía pensado hacer una segunda lista de «tipos de bloggers», con los que son los estereotipos más conocidos, pero como eso está muy hecho, prefiero dejarles los link a la búsqueda de google o si prefieren en blogsearch y y listo. Además, no es bueno mezclar humor con reflexión, y hoy estoy reflexivo.

Bah, a lo mejor en algún momento escriba mi propia lista-parodia de estereotipos obvios y conocidos de bloggers, sólo por el placer de ironizar al respecto y burlarme de algunos cuantos que conozco)

Y ustedes, ¿qué tipo de bloggers son? Y lo que es mejor, ¿Qué blogs podrían recomendar de cada uno de los dos tipos que les describo?

este artículo es libre. lo que significa que puedes copiarlo, modificarlo, usarlo. pero debes citar la fuente y mantener estas mismas libertades y mantener esta nota aclaratoria.

Posts relacionados:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Notificarme los nuevos comentarios por correo electrónico. Tambien puedes suscribirte sin comentar.