Otro sueño loco de los míos: “Disaster Movie”

Creo que voy a tener que crearles una sección especial a estos posts sobre mis sueños de temática geek que suelo tener. Ya les conté un par de ellos, y les hablé sobre mi peculiar interés por el mundo de los sueños.

En esta oportunidad, tuve otros de mis sueños que yo llamo sueños-película, porque son largos, tienen trama, escenas “de película”, suspenso, una introducción, un nudo y un final “de película” también. La de anoche podría calificarse como “Disaster movie”. Este es un género que en castellano se conoce como cine apocalíptico, esas películas del fin del mundo, que van desde invasiones extraterrestres hasta guerras mundiales futuristas, pasando por infecciones zombies y meteoritos del tamaño de una provincia.

En mi sueño, yo era el presidente de EEUU y la amenaza no era un meteorito, sino todo un contingente de meteoritos (decenas, cientos de asteroides, todos y cada uno de ellos de tamaño “apocalíptico”) que se detectaba que se dirigían hacia la Tierra y tardarían 4 años en llegar.
A diferencia de las típicas películas de desastres del fin del mundo, mi gobierno no se guardaba en secreto la información “para que no haya pánico mundial” y no ideaba alguna solución militar y pelotuda, sino que yo ordenaba que se hiciera pública toda la información, y que se compartiera todo el conocimiento científico y militar, de la NASA, con todas las naciones del mundo para que todos pudieran prepararse e intentar armar sus propias “soluciones” como “naves espaciales de escape” y cosas así. Eso es lo que me pareció más interesante del sueño, que gracias a ese “open source” mundial, hasta el más pequeño ciudadano del mundo colaboró con alguna de esas ideas. Por ejemplo, se construyeron miles, millones de “ciudades cápsulas” que eran como unos huevos gigantes de metal, como si fueran enormes refugios atómicos del tamaño de pequeñas ciudades.

En la “escena final” del sueño, estoy yo escapando en una nave, mirando por una ventanilla la Tierra, observando atónito justo cuando llegaban los primeros asteroides e impactaban en la superficie del planeta y se escapaban, como esporas, otras miles de naves alrededor de la mía (algunas de las cuales explotaban en el despegue o en el espacio, supongo yo que por mal diseño). FIN

Suelo asombrarme con mi cerebro, y en especial mi Inconsciente por lo creativo que es. Lo de las “ciudades cápsula” no sé de dónde lo habrá sacado, nunca vi algo parecido en ninguna película del género. Más que huevos gigantes, eran como caparazones de tortuga cerrados, algo muy parecido a las naves de la nueva serie V: Invasión, pero en el piso. Ni siquiera yo sé por qué eran cerrados por debajo también, en vez de dar al piso y tener forma de escudos. Aunque de todos modos, parece un diseño un poquito más efectivo para sobrevivir ante una lluvia de meteoritos. Tampoco sé de dónde salió la idea de que en vez de un asteroide, sean varios; pero noto el detalle de que eso hace imposible una solución del estilo “mandemos a Bruce Willis”. En cambio lo de “avisar y compartir la tecnología a nivel mundial” sí es algo que alguna vez pensé al ver una película de este estilo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *