¿Puede ser nuestro futuro como el de WALL-E?

Esto lo iba a escribir cuando vi la película, pero lo olvidé (hasta ahora).

Lo que más me impresionó de la película WALL-E fue la escena del «Human Highway» en la que el pequeño protagonista se cruza con los humanos del futuro. En este distópico futuro, los humanos son obesos y tontos, su único interés es comprar y consumir cosas y se comunican exclusivamente a través de computadoras y «monitores» que están integrados a sus sillas.

¿Es posible que internet nos lleve a eso?

Parece absurdo y exagerado, lo sé. Pero ya actualmente me han pasado algunas situaciones que bien podrían ser el prototipo de ese futuro.

Cuando me junto con mis amigos más geeks (y más tecnológicos) suelo notar que, en cualquier momento dado, de 10 personas presentes, 2 o 3 están haciendo algo con sus celulares. Comunicándose con gente que no está presente, checkeando su mail o su twitter, subiendo fotos que acabaron de tomar, o algo similar. Incluso hay alguno que se pierde totalmente en ese mundo virtual (como en la película) ignorando todo a su alrededor.

También me ha pasado de ir a visitar a alguien y que la computadora esté presente y en el medio. O cuando me vienen a visitar a mí. Mientras hablamos, alguien mira su facebook, o dice «aguantame un cachito que hago algo» o «mirá te muestro esto». Cualquier conversación moderna, cualquier reunión de amigos actual es, siempre, interrumpida por al menos una llamada o un mensaje, siempre. Son situaciones algo molestas, pero que cada vez se vuelven más familiares y más «normales».

Y ese es mi punto, ahora nos parece raro e imposible, pero mientras más gente tenga acceso a este tipo de movilidad y conectividad, más y más se nos hará familiar. Creo que ya no estamos ahí, pura y exclusivamente por una cuestión de precios. Todavía es costoso. Las empresas de telecomunicaciones no liberan (ni lo harán pronto) la capacidad de estar todo el tiempo conectado, recibiendo información y teniendo videoconferencia continua (como en la película). ¿O acaso cuando te subís a un colectivo no ves a 1 o 2 personas cada 30 o 40 hablando por teléfono, mandando sms  o haciendo algo con sus celulares que no sea escuchar música?

Para completar el cuadro, habría que agregar un poco de sobrepeso, a nivel mundial (cosa que ya está pasando en los países del primer mundo) y un cierto acostumbramiento a ese sobrepeso, como si fuera lo normal, cosa que todavía no pasa. Entonces el mundo y la tecnología se adaptaría a eso: caminemos lo menos posible, tengamos la comida al alcance constantemente, no necesitemos movernos para contactarnos con amigos, etc.

Y la pincelada final al cuadro de este mundo sería la «robotización». Que todos los trabajos físicos y básicos sean realizados por robots. Que todo esté automatizado y que nos digan qué hacer. Resultado: humanos más idiotas.

El mundo de WALL-E es una exageración. Y como tal, nunca llegaremos a él. ¿Pero qué tanto nos podemos acercar?

ACTUALIZACIÓN:

¿Ven? Al final yo tenía razón.

Posts relacionados:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notificarme los nuevos comentarios por correo electrónico. Tambien puedes suscribirte sin comentar.