¿Quién modera al moderador?

hay tablaLa moderación (de foros, grupos y comunidades online) es un trabajo ingrato. Cuando lo hacés bien, nadie se da cuenta, porque justamente, todo anda bien. Nadie te agradece o te felicita o premia, nadie comenta que lo hiciste bien, ni te llaman “justo”, cuando moderás bien (según ellos) ni le prestan atención, a veces ni se enteran.
Cuando te equivocás y moderás mal (según ellos), todos te critican, te putean, te dicen que lo hiciste mal. Todos lo hubieran hecho mejor que vos. Todos te ponen en el banquillo. De repente gente que no aporta nunca un segundo de su tiempo y esfuerzo a mantener la comunidad, se creen con derecho de aparecer de la nada a bardear al moderador, de venir a escupirte sus rezongos en la cara, a aleccionarte de lo que “un moderador debería ser y hacer”, como si fueran expertos, cuando la mayoría jamás moderó nada y no tiene ni idea de cómo es.

Moderar una comunidad es difícil. No “rocket science” difícil, sino difícil “¿movés la palanca para que el tren choque a 1 persona, o dejás que choque a 5 personas?”
Es difícil conformar a todos, en un grupo de gente que tiene tantas formas de pensar distintas. Hagas lo que hagas, alguno te criticará por permisivo, y otro te criticará por fascista, alguno te dirá que deberías ser más duro, y otros te dirán que sos un asqueroso autoritario, habrá el que te acuse de tener favoritos, y también el que te acuse de no valorar a los usuarios más activos por sobre los que no participan nunca o los trolls que sólo entran a molestar. Siempre saldrá el que dice “esto no va en este grupo, borralo admin” y el que diga “en este grupo son muy estrictos, dejalo admin”. Y siempre los más revoltosos del grupo, los que más reglas incumplen, tuercen o quiebran, son los que más “defensores y amigos protestantes” tienen cada vez que se mandan una cagada.

La moderación es un trabajo ingrato, todos quieren que apliques mano dura para el otro, pero que con ellos hagas excepciones siempre. Quieren que les resuelvas su conflicto en el acto, no te tardes ni un minuto, porque lo de ellos es importante, aunque haya ocurrido a las 3 de la mañana, no importa, vos sos moderador, no tenés derecho a dormir, ni a trabajar, ni a estudiar, ni a tener una vida; no, tenés que estar acá presente, para servirles.

Muchos creen que el rol de moderador es ventajoso, es tener coronita, vos y tus amigos, o los que piensan como vos, esos, tus favoritos, tienen coronita también. Porque vos los beneficiás siempre. Ah, y si sos moderador, no tenés derecho a ser usuario; no, vos te tenés que dedicar a limpiar lo que ellos ensucian, a ordenar lo que ellos despelotan, a ser policía y juez en sus reyertas, pero usuario no. Usuario eras antes, antes de ofrecerte a ayudar activamente a cuidar la comunidad. No, vos que querés colaborar, estás para limpiarles el culo a los que nunca colaboran.

Ah, y obviamente no tenés tampoco derecho a ser un ser humano, no podés ni errar, ni enojarte, ni alegrarte, ni actuar distinto en dos ocaciones, no, vos tenés que ser una perfecta máquina de aplicar reglas no escritas. No tenés derecho a tener un mal día, no tenés derecho a que un pesado te caiga mal, no tenés derecho a haber entendido algo mal. Y si alguna vez actuaste de forma que no les gustó, si alguna vez moderaste en contra de sus intereses, te garantizo que te lo van a recordar cada vez que puedan durante mucho, mucho tiempo. Porque (según ellos) te equivocaste, y vos no tenés derecho a equivocarte nunca, no importa si fue hoy, ayer o hace 3 años. Te lo van a sacar en cara cada vez.

La moderación es un trabajo complicado y demandante, y nadie lo valora, nadie le da pelota, salvo para quejarse.

hall monitorY así como se necesita cierta personalidad para ser moderador, también hay gente que tiene cierta personalidad que los lleva a sentirse en la posición de “moderador de los moderadores”. Esos que no sólo violan las reglas a cada rato y si los moderás protestan, sino que también aparecen a protestar cuando moderaste a otro usuario. Aunque ellos no tengan nada que ver, ahí están, defendiendo lo indefendible. Acusándote de facho. Demandando explicaciones. Y de paso, recordándote aquella vez hace 7 meses que a ellos “también” los moderaste “injustamente”. Esos que convierten un “por favor, borrá ese comentario con insultos, gracias” en una marcha a Plaza de Mayo con pancartas para demandar la renuncia del Presidente, vice, legisladores, intendentes, gobernadores y la tuya, el moderador injusto.
La mayoría de las veces lo hacen nomás para trollear, por una autoimagen de rebeldía que no es tal, por aburrimiento para ver cómo se genera el caos. Alguna vez tendrán razón en las bases, pero dejan mucho que desear con las formas. Y otras tantas veces es por pura ignorancia de cómo se maneja la moderación. No saben qué criterios siguen los Admins. No saben que “Fulanito” ya es la vez 34 que viola las reglas. No ven los casos bien moderados, ni cuando moderás a “los otros”, sólo cuando los moderás “a ellos” (en caso de haber grupitos de usuarios.

Pero la verdad es que si entrás a una comunidad online y es copada, no hay bardo, y todos participan activamente, no se matan ni se insultan ni se dicen las cosas más horribles que un humano le puede decir sentado frente a su computadora a otro humano que está demasiado lejos como para tener que cuidar sus palabras, es gracias al trabajo silencioso de estos voluntarios que creen en dicha comunidad, tanto como para involucrarse y mantenerla limpia, aportando su tiempo y esfuerzo desinteresadamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *