Tuve otro sueño geek: El Jefe Final

Ya les conté en varias oportunidades sobre mis sueños geek. Hace poco soñé que me hackeaban. También les conté que una vez soñé subtitulado y en otra oportunidad, escuché el grito Wilhelm en un sueño.

Recién me levanto y por eso recuerdo muy bien mi último sueño. En esta oportunidad, soñé que estaba en un videojuego TPS hiper-realista. En realidad, la sensación era que esa era mi vida, que ese era el Mundo Real, pero visualmente era un FPS. Imaginen que en la vida misma uno viviera en una guerra contra monstruos extraterrestres, que uno pudiera ver flotando a su alrededor las estadísticas de su vida, su energía, cantidad de balas y armas que llevan. Imaginen que fuera “normal” en la vida diaria poder verse a sí mismo desde una perspectiva “sobre el hombro” (TPS) o “veo la punta de mi arma” (FPS). E imaginen que los monstruos están atacando su vecindario. O sea, no soñé que estuviera jugando, sino que esa era mi vida, yo estaba EN esa situación y no pensaba que fuera un juego, sino que las sensaciones, el miedo, la adrenalina, eran reales. Algo como la película Gamer, pero desde la perspectiva de Kable, no de la de Simon, el chico que juega al videojuego.
La escena más vívida fue que, después de matar a decenas de extraterrestres verdes, humanoides, semi-vestidos con armaduras (como en Doom), tuve que enfrentar, junto a mi equipo de “marines”, un Final-Boss gigante que escupía enormes bocanadas de un líquido incendiario y fuego. El lugar era muy parecido a mi barrio donde crecí: una plaza central de 2 cuadras x 2 cuadras (donde estaba el monstruo gigante) rodeado de varias manzanas de casas bajas y todas iguales, con techos verdes a dos aguas. La única diferencia con mi barrio era que en la versión original las casas están todas pegadas entre sí en cada cuadra, mientras que en el sueño había un “pasillo” entre las casas… eso, y que en mi barrio nunca hubo un monstruo gigante extraterrestre escupefuego.

El monstruo se parecía un poco a una mezcla de estos tres, pero más deforme, como si estuviera hecho de lava:

Recuerdo que en el sueño había una mujer en mi equipo, y un tipo fumando un abano (¿Duke Nukem?) que yo era parecido a cómo soy, sólo que algo más musculoso y además, es interesante que era zurdo, como en la realidad y como siempre pienso cuando juego un FPS, que deberían tener la opción en configuración de poder “cambiar de lado” (sé que una vez jugué uno que se podía, pero no me acuerdo qué juego era)
La cuestión es que llegamos a la plaza central y estaba todo “normal”, pero yo noté que por alguna razón, los árboles de la vereda de las casas, tenían las hojas quemadas y negras del lado que daba al centro de la plaza. En ese momento, siento un temblor y el piso de la plaza se abre y sale un enorme monstruo color naranja-sucio, amorfo y con muchas extremidades y una enorme boca del tamaño de la mitad del cuerpo, que escupía una saliva que al tocar el suelo se prendía fuego. Empezamos a dispararle con todo lo que teníamos y no hicimos más que enojarlo. En ese momento yo “me di cuenta” de por qué los árboles estaban quemados y grité “CORRAN! DETRÁS DE LA CASA” y todos corrimos, justo a tiempo para evitar quemarnos con una enorme… escupida-llama-oladefuegogigante que el montruo arrojó por su boca y que la casa nos protegió.
Yo amo mi imaginativo cerebro y mis locos sueños. Un día de estos tengo que contarles sobre ciertas técnicas y trucos para tener sueños locos como este, vívidos y complejos. Mis sueños siempre tienen historia, inicio, nudo y desenlace. Tienen cierta lógica (dentro del mundo ficticio en que existen) y sobre todo, no sé cómo llamarlo, pero si fuera una película, diría que tiene “referencias a la cultura pop” relacionada con la temática. Los miembros del Team eran los típicos, el detalle de disparar con la zurda, la visión “sobre el hombro”, los monstruos menores que son tontos, brutos y hasta graciosos. El detalle del piso rompiéndose y los tentáculos y el fuego. Todas características esperables de un juego de este tipo.
Es interesante también que enseguida busqué el “patrón” de los ataques del monstruo, algo que siempre hago en los juegos, tratar de adivinar esa secuencia de ataques que todos los Final-Bosses tienen. Escupía una enorme llamarada, líquida y con fuego, que era del tamaño de la casa que nos cubría e iba de izquierda a derecha (por lo que podías ver el fuego saliendo del pasillo izquierdo de la casa, luego nada, y luego el pasillo derecho. Y ahí era el momento ideal para salir de detrás de la casa y atacar. Pero nos esperaban escupitajos más pequeños (pero del tamaño de una persona) que iban cayendo aleatoriamente sobre toda la plaza y varios monstruos naranjas menores que salían literalmente de la piel del gigante y nos atacaban, desarmados y desnudos, con sus garras y dientes. Y luego, volver a ocultarse detrás de una casa cuando veíamos que el enorme mutante amorfo y naranja preparaba la garganta para lanzar otra bocanada ardiente.
Y ahí me desperté. Así es que no sé cómo termina el sueño, no tengo idea de cómo pasar el Final-Boss. No le descubrí ningún punto débil y nuestras armas son un desastre, nos quedan pocas balas y sólo encontré adentro de una de las casas, un único cartucho de 4 disparos para mi arma de plasma-verde.
Si alguno de ustedes tuvo este mismo sueño y llegó más lejos, y me puede tirar alguna pista de cómo matar este Final-Boss y cómo es el nivel siguiente, se los agradeceré. Porque estuve buscando si encontraba alguna guía o cheats en el Intersciente, pero no han nada. O al menos tiren ideas o estrategias para probar a ver si resultan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *