¿Cómo corregir (bien) la ortografía de otros en Internet?

Los Talibanes Ortográficos me caen mal. Por lo general son arrogantes y para colmo de males, ni siquiera son buenos en lo que hacen (sí, se equivocan al hacer sus correcciones). Para ellos, algunos consejos:

Si vas a corregir los errores ortográficos de otras personas en Internet…

1. Corrígelo educadamente
Más allá de que todo lo que hacemos deberíamos hacerlo de forma educada, es peor ser un irrespetuoso arrogante que alguien que escribe “hubo” sin h. Además, a los humanos en su mayoría no les gusta ser corregidos, mucho menos en público, y hacerles notar un pequeño error siendo amables puede evitar o al menos disminuir la bronca en su respuesta. Como dirían nuestras madres: “escribir bien no te hace mejor persona”

2. Corrígelo silenciosamente
Siempre que se pueda, la corrección debe ser en privado y no delante de todo el mundo. Si ves que alguien comete un error ortográfico en un foro, utiliza los Mensajes Privados para hacérselo saber en vez de hacerlo en el tópico. Si estás visitando un blog y notas que el blogger se equivocó al escribir alguna palabra, utiliza el formulario de contacto que todos los blogs poseen. Es preferible que no utilices los comentarios para este fin. Si estás chateando con alguien, escribe una breve y respetuosa frase aclaratoria al pasar (“Por cierto, ‘disciplina’ se escribe con sc”) y continúa inmediatamente con la charla como si nada hubiera sucedido. En una lista de correos, haz las correcciones pertinentes en un email dirigido sólo a la persona que escribió mal, no envíes tu corrección a toda la lista. Si se prefiere hacer una corrección pública, con la excusa de que “así aprenden también los demás”, tendrás que hacer mayores esfuerzos para no fomentar la discordia, siendo extremadamente amable y breve. Por ejemplo, nunca escribas un comentario con el único fin de corregir un error ortográfico; es preferible que la corrección se haga, al pasar, en un comentario más extenso que trate sobre el tema del post. Recuerda, tu intención es ayudarlo a mejorar su ortografía, no humillarlo en público.

3. Corrígelo “correctamente”
¡Que feo (y avergonzante) sería que dentro de tu corrección ortográfica escribas algo mal tú mismo! Cosas como “te as equivocado al escribir conmemoración” o “canción lleva asento” o “haber si aprendemos a escribir bien”. Aunque no lo crean, cosas como esas se ven con mucha frecuencia en foros y sitios de link sharing, acompañados del tag </ mode talibán ortográfico ON >. Tag, que por cierto, siempre lo escriben mal. Si no estás absolutamente seguro, mejor no lo corrijas.

4. Corrígelo totalmente
Es muy gracioso ver autoproclamados talibanes ortográficos que, si bien no hacen lo que comento en el punto anterior, corrigen una palabra mal escrita, pero se saltean otras que también lo están. “boludo, en ‘haber cuando lo termino’ te olvidaste un acento en la a”. Eso demuestra que realmente no eres un verdadero talibán ortográfico, como mucho serás un “pastorcito árabe ortográfico”. Para ser un talibán de verdad, tienes que ser extremista y estudiar mucho, realmente mucho, el Corán. De la misma forma, para ser talibán ortográfico, tienes que estudiar mucho el equivalente al corán en estos casos: el Diccionario. Saber todas las reglas ortográficas y gramaticales. Conocer y haber leído algo del “panhispanico de dudas”. Incluso saber de etimología y “verdaderos significados” de las palabras.

5. Corrígelo eficazmente
Lo de “enséñale a pescar y comerá toda la vida” se aplica también al arte de la corrección ortográfica. La efectividad es la capacidad de lograr el efecto deseado, y en este caso, dicho efecto es “que la persona aprenda esta regla ortográfica y nunca más vuelva a cometer éste error”. Para ello sirve más explicar cuál fue el error que sólo decir “provocación va con tilde en la o”. Aquí cada uno tendrá sus armas y sus herramientas. Alguno explicará brevemente la forma correcta de escribir, alguno citará la regla ortográfica que se aplica, alguno copy&pasteará lo que dice el diccionario de la RAE o la wikipedia o el wikcionario. Otro podrá poner un link una página con la explicación. Es custión de gustos, pero mientras más expresivo sea, mejor.

6. Corrígelo humildemente
además de ser educado, uno debe ser humilde. Por ejemplo, la corrección debe ser breve, y no un tratado de ortografía o de cómo la gente de tu época escribía mejor. Que se note que tu auténtica intención es ayudarlo y no humillarlo. Que quede patente que lo corriges  porque amas nuestra lengua y no porque sos un soberbio desesperado por llamar la atención.

En resumen:

“si vas a corregir a otro un error ortográfico, hazlo en privado, de forma humilde y amena, explícate bien, y no cometas tú mismo otros errores.”

Talibanes VS Samurais Ortográficos

Por otro lado, quisiera expresar mi disconformidad con el uso de la palabra “talibán”, por su obvia connotación negativa, e injusta para los árabes.
Es por eso que se me ocurrió que una figura más positiva y correcta sería la del samurai.
El Samurái Ortográfico puede imaginarse como un honorable guerrero de la lengua. Lo suyo es un arte. No busca la destrucción explosiva del adversario sino ganar la batalla con el mínimo derramamiento de sangre, capaz de impartir corrección y justicia con una sola estocada de su katana.

¡Conviértete en Samurai y defiende nuestra lengua!

El samurai ortográfico podría regirse por un código de honor, el cual podría ser el siguiente:
Un Samurai Ortográfico ama a su Lengua y lucha por ella
Un samurai ortográfico defiende a su lengua de los bárbaros
Un samurai ortográfico defiende su lengua con Honor y Humildad
Un samurai ortográfico defiende su lengua con Inteligencia
Un samurai ortográfico defiende su lengua con Respeto
Un samurai ortográfico defiende su lengua con Benevolencia
El Arma del Samurai Ortográfico es Eficiente y Certera

Nunca mejor usada la palabra “bárbaro”, ¿no? Cuya etimología nos indica que su traducción literal es “el que balbucea”, “al que no se le entiende lo que dice”, pues así llamaban los griegos a los que no hablaban su lengua (la única que consideraban culta), especialmente a los extranjeros, pero en general a cualquiera inculto o sin educación. Los japoneses por otro lado, tenían un término similar para designar a los extranjeros contra los que sus guerreros samurai luchaban.
A propósito, los samuráis tenían realmente un código de honor, llamado Bushidö, que también tenía 7 puntos o “7 virtudes”.

Sí, ya sé, no me lo digan, este post rompe la escala de frikismo. Pero tendrían que estar acostumbrados ya conmigo. Así soy.

Y una cosa más… en este texto dejé a propósito un puñado de errores ortográficos y gramaticales para que los auténticos Samurais con ojo entrenado, se diviertan buscándolos. Los invito, los desafío, a encontrarlos. Y si los viste antes de llegar hasta esta aclaración y te regocijaste pensando “muejeje, N3RI se equivocó, voy a corregirlo”; antes de dejar un comentario con tu corrección, acuérdate del punto 3 y sobre todo del 4… maldito talibán, has caído en mi trampa! ¡Muere!

este artículo es libre. lo que significa que puedes copiarlo, modificarlo, usarlo. pero debes citar la fuente y mantener estas mismas libertades y mantener esta nota aclaratoria.

Responder a Talibanes Ortográficos vs. Samurais Ortográficos | Punto Geek Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *